Xylem Wave Maker: Contadora de proyectos Whitney Marbuary

Después de una tormenta milenaria que causó inundaciones masivas en Ellicott City, Maryland, Whitney Marbuary se ofreció como voluntaria durante docenas de horas para ayudar a limpiar. Como parte del programa de voluntarios de Xylem Watermark, ella paleó lodo, recaudó dinero e incluso cuidó a los hijos de los dueños de tiendas para que pudieran trabajar.

“Me gusta saber que soy una pequeña parte del rompecabezas que trabaja por el bien de nuestro planeta”, dice Whitney. Se mantiene ocupada trabajando como contadora de proyectos para la marca Pure Technologies de Xylem, en Columbia, Maryland. También ha sido una gran partidaria de Watermark, el programa de ciudadanía corporativa e inversión social de Xylem. Descubra cómo está haciendo de su comunidad un lugar mejor y cómo trabaja en “Modo Whitney”.

¿Qué hace como contadora de proyectos?

Como contadora de proyectos, ayudo a los gerentes de proyectos a administrar la salud financiera de sus proyectos. Yo creo los proyectos en nuestro sistema ERP, controlo los costos, proceso facturas y acumulaciones, y cualquier otra cosa que un director de proyecto necesite de mí para hacer su trabajo más fácil.

¿Cómo es un día típico de trabajo?

Un día típico de trabajo para mí comienza con mi impresionante viaje al trabajo de 12 minutos. Paso unos 30 minutos revisando los correos electrónicos y luego procedo con lo que está en mi lista de control para el día. Esto raramente sale como está planeado, ya que a lo largo del día recibo muchas solicitudes de los gerentes de proyectos y de las empresas que tienen prioridad. En su mayor parte, esta agenda es postergada durante semanas hasta que me meto en lo que mis compañeros de trabajo llaman “Modo Whitney”. Subo el volumen de mi música, pongo mi Skype en “no molestar”, cierro mi correo electrónico y cumplo con todo lo que está en mi lista de control. Me encanta la marca especial de la locura que este trabajo proporciona y, en su mayor parte, espero con ansias lo que cada día trae consigo.

¿Cómo ha estado involucrada con Xylem Watermark?

He estado con Watermark casi desde el primer día de la adquisición de Pure Technologies por parte de Xylem. Tan pronto como me enteré del programa, me entusiasmé con las oportunidades que esto presentaba y estaba ansiosa por participar. Mi primer evento en Watermark fue ser voluntaria para Ellicott City Partnership para ayudar con las labores de recuperación de las inundaciones. Después de eso, algunos compañeros de trabajo y yo hicimos limpiezas de parques locales, plantación de árboles, asociaciones con MdBio y escuelas locales en el área. También trabajo en estrecha colaboración con un gerente de programa del Condado de Howard y el presidente de Miembros jóvenes de ASCE sector Maryland para asociarme con ellos en los eventos de voluntariado que patrocinan. También superviso el Comité Social en mi oficina y me he asegurado de que contribuyamos a los esfuerzos de Watermark tan a menudo como sea posible.

¿Qué le gusta de su trabajo con Xylem Watermark?

Ayudar a los demás siempre ha sido algo cercano y querido en mi corazón. No importa cuán grande o pequeño sea el esfuerzo, quiero participar. Me gusta saber que soy una pequeña parte del rompecabezas que trabaja por el bien de nuestro planeta. Una limpieza puede parecer insignificante, pero en el gran esquema de cosas todo esfuerzo tiene un impacto. Nunca he sido del tipo de persona que se queja sin acción. Creo de todo corazón en los valores fundamentales de Watermark y estoy orgullosa de ser parte de su viaje para resolver el problema del agua. He disfrutado mucho de todas las nuevas experiencias que he tenido y de las nuevas relaciones que se han formado como resultado de los eventos de voluntariado a los que he asistido.

¿Ha habido algún proyecto en particular con Watermark que haya tenido un impacto en usted?

La limpieza de la inundación de Ellicott City tuvo el mayor impacto en mí. Pasé el 90% de mi tiempo libre en esta franja de medio kilómetro de maravilla y al ver las tiendas y restaurantes que frecuento destruidos, realmente encendió un fuego dentro de mí. Pasé entre 25 y 30 horas a la semana allí el verano pasado, ayudando a todos los que lo necesitaban. Paleando lodo, recaudando fondos, limpiando, cuidando a los hijos de los dueños de tiendas para que pudieran trabajar, cualquier cosa que se necesitara. Cada tienda y restaurante es una pequeña empresa y no tiene un “comité Watermark” para utilizar como plan de respaldo. Tuve el honor de ayudarlos, y también recibí una tonelada de cerveza y comida gratis por mis esfuerzos, lo cual fue increíble.

¿Tiene una cita favorita?

Soy una gran fan de Disney y mi película favorita es Mulan. “La flor que florece en la adversidad es la más rara y hermosa de todas”.

Serie de artículos

In Focus: Gestión y tecnología inteligente del agua

Empezar a leer

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS